Estadistica de Visitantes

HOMBRES DE HOY,AGENTES DE CAMBIOS



* El Hombre, creado por Dios, a su misma imagen.
con un Plan Proposito para que: Gobernara, Administrara
e hiciere Producir a la tierra. *
Estas lleno de la Gloria de tu creador, "Sn Juan 17:22."







jueves, 24 de marzo de 2011

" El Hombre Manso "



En Mateo 5:4,
Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra”.
Hay una razón por la cual nuestros corazones deben ser mansos ante Dios. Si nuestros corazones son mansos ante Dios, entonces podemos aceptar las palabras de salvación del agua y el Espíritu que Él habla a nuestros corazones. Si nuestros corazones no son mansos, sino desafiantes, no podemos aceptar todas las palabras de Dios en nuestros corazones. Por eso los corazones que no son mansos, pueden ser un problema. Por eso la actitud de nuestros corazones ante dios es tan importante. Los hipócritas pueden engañar a la gente durante un tiempo, pero no pueden tener una relación eterna con Dios si no aceptan la Palabra de Dios con un corazón manso.
En Mateo 5:4, la Biblia nos dice: “Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra”. Estas palabras nos dicen que los que han recibido la remisión de los pecados heredarán el Reino Milenario de Dios como la herencia de la fe. Si aceptamos en nuestros corazones el Evangelio de la remisión, es decir, el Evangelio del agua y el Espíritu, recibimos el perdón eterno del pecado. Todo aquel que acepte en su corazón sumisamente que el Evangelio del agua y el Espíritu es la Verdad, puede aceptar todas las divinas bendiciones del Cielo. Estas palabras nos dicen cuán bendecidos están aquellos que aceptan el Evangelio del agua y el Espíritu con corazones mansos.
Debemos aceptar en nuestros corazones que “todas las palabras de Dios son auténticas”. Dios nos habló a través de la Palabra escrita de Dios. Dios nos dice a través de Su Palabra: “Estáis fundamentalmente llenos de pecado por culpa de vuestros antepasados”. Entonces todos deberíamos tener un corazón que reconozca las palabras de Dios. Cualquier palabra que salga de la boca de Dios, la debemos aceptar sumisamente tal y como es. Cualquier palabra que Dios, que el la Verdad, diga, son todas verdad. Aquellos que aceptan todas las palabras de Dios sumisamente en sus corazones, pueden tener la fe que heredará el Reino de los cielos.
Aquellos que tienen corazones mansos ante Dios creen firmemente las palabras que Dios nos dijo tal y como son. Por tanto, Dios les habla del Evangelio del agua y el Espíritu. Y, Él ofrece el Reino Milenario como herencia para aquellos que aceptaron en sus corazones el Evangelio del agua y el Espíritu. Esta fe es la fe que nos permite heredar la nueva tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario